Poemas y Prosas

SER

Publicado el 6 de Enero, 2006, 19:55. en General.
Comentar | Referencias (0)

 

Ser,mientras permanecemos del lado del sol

atisbo el solazarme grávido de esperanzas

con la vida alrededor,sin prisa,

en paz

contento porque la alegría existe en nuestros corazones

feliz de ser libre y cantar

sin inquietudes, dolores

ni penas que pesen en mí

sin pensamientos oscuros ni temores

sin estrecheces  ni dispendio

rodeado de la belleza natural

en mi patria, en mi terruño,

junto a mis amados.

No me pregunto, cuestiono ni objeto,

agradezco

este instante que nos es dado

por la Gracia.

 Jorge Drenkard

Del libro " Despierto"

Reservados todos los derechos


POEMA

Publicado el 1 de Enero, 2006, 11:15. en General.
Comentar | Referencias (0)

Tener mi mano en vilo

vigilante y temblorosa

y desconocer qué ha de pasar.

En la incertidumbre,

impregnarme de ese riesgo

hasta quedar sumergido en él,

lograr que ella ascienda

y lentamente logre que mi ser

se incorpore,erguido la supere,

abrir los ojos y ver

 que se ha liberado de la cárcel,

sostenerme en la altura

y humildemente

esperar la próxima contradicción.


LAS CUENTAS DEL COLLAR

Publicado el 26 de Diciembre, 2005, 19:12. en General.
Comentar | Referencias (0)

No digas que no estás, en el escondite, tu rostro tendrá el velo de la oscuridad; pero sabes que al no verte, te veo más aún, más que contemplarte realmente. A tu cara la hará mi imaginación y será agraciada por la ilusión. Cuando despierte sucederá que ningún sueño te ha de amparar.

Como las cuentas de un collar cortado, unas irán allí y otras allá y no te tomarás el trabajo de encontrarlas y volverlas a enhebrar. Así, los gestos de un recuerdo dirán que es suficiente, entonces retornarás al mar de tu olvido. Concederás entender lo imposible y ese orden únicamente tuyo creerá resguardarte, entonces, desde la noche, ha de caer una estrella y comprenderás que todo sucedía en esa paz que no te contiene.

Hay algo que desea que seas tú quien dispone tu vida y recogerás cada cuenta de aquel collar, las buscarás denodadamente y serán un tesoro rescatado poco a poco, cuyo sentido es unirlo de nuevo por el hilo del entendimiento, junto al de las minúsculas piezas.

Cuando sea hecho, en aquel momento, no te lo has de colocar, sino que se lo darás a alguien, y al hacerlo lo tendrás para siempre.

Jorge Drenkard

Septiembre de 2001

 Del libro "Lloverá en alta mar"

Reservados todos los derechos


La Mujer

Publicado el 18 de Diciembre, 2005, 17:04. en General.
Comentar | Referencias (0)

 

la mujer es

ese misterio no develado

ni aún por las mujeres 

 es el secreto que la naturaleza oculta

y el hombre intenta descifrar

 la mujer devastada ocupada presa muerta

la mujer presente libre errante terrena

 las mujeres y su fuerza inquebrantable

las mujeres y la conjunción:

alegría

dolor

 las mujeres y la separación:

los hijos y los hijos de los hijos

y los hijos de los hijos de los hijos

 la mujer camina salta corre arrastra

 vuela

 es silencio y voz atrapada

 es murmullo y grito que avanza

más allá del  horizonte

que crees conocer

 feliz día mujeres y hombres

y que muchos días sean nuestros días

 Paula Drenkard


Palabras que fueron sonido

Publicado el 17 de Diciembre, 2005, 18:27. en General.
Comentar | Referencias (0)

Palabras que fueron sonido, soplo del aire aquel, aliento que no respira. Me llego al final de mí como muerto que de su cuerpo regresa.

Unidos mis lazos, no te veo cuando verte quisiera, me tocas cuando no lo siento. Auxilio sin seña, moneda sin precio, tu presencia ausentarse quiere, lejano de que mi llama la queme. Yo te llamo y estás, dudo y sin preguntar contestas, cuanto más te siento más adentro llegas.

Palabras rodeándote digo para poder decir no puedo. Sonríe el mar su gesto y contesta cuanto decir quisiera. Erguido, triste, anhelo un deseo con la sed agria del desierto, estaré donde estoy.

Palabras del sonido, escucho como un ave que el aire lleve. Llevas tú y voy como brisa del día, mi casa en la tuya dentro, como el corazón del hombre en su pecho. Late como de un milagro desprendido pues lo advierte el clamor que el Amado ama.

Corazón de la dicha, no me nombres, escúchame, ruego con el fervor del fuego que me has dado, tócame como me has tocado, si yo soy, todos son, no dejes que mi altura elevarse quiera sobre la que me ampara, dí mejor que a mí mismo me llamo, con las palabras que mi decir exclama.

Jorge Drenkard

Del libro"Lloverá en alta mar"

Reservados todos los derechos


Porque es tan corto el tiempo

Publicado el 10 de Diciembre, 2005, 19:46. en General.
Comentar | Referencias (0)

Porque es tan corto el tiempo

es que las alas del pájaro

y el sesgo de una hoja

fugazmente se advierten,

el instante es mágico

en forma secreta,

vuelan los pétalos

en un aire que no  nos pertenece,

brevemente gozamos

del solplo de algo lejano,

gotas de esperanza

calmando la sed

de no sabernos

sino en lo pequeño,

un tilde

de la humilde gracia.

Jorge Drenkard

Del libro "El reposo en las palabras"

Setiembre de 2001


Un soplo

Publicado el 9 de Diciembre, 2005, 19:08. en General.
Comentar | Referencias (0)

Un soplo,

una pequeña audacia del alma,

que desborda el corazón

es la sonrisa afable,

la que  hace un puente

entre la simpatía y el amor.

La buena voluntad del espíritu

árbol célebre y pródigo

de ese corazón que ahonda

con un gesto, la bondad,

y descubre sin tocarme

la llama de la amigable

presencia de un ser

a un paso de su idéntico

deseo de ser amado.

Destellos Placenteros

Publicado el 8 de Diciembre, 2005, 20:17. en General.
Comentar | Referencias (0)

 

 

 

Destellos placenteros

 

Aquellas amenidades que los ojos deleitan

aquellos breves destellos placenteros,

tienen reminiscencias de claridades propias

dormidas dentro.

Si no ocurriesen en ti no ocurrirían afuera,

nada te despertaría.

Amanecer, armonía celestial,

mas aún si es sábado,

la luz empapa cuanto toca

y cada cosa está hecha por ella.

Te llama la belleza, te llama.

Amas el fuego que ella enciende, amas.

Criatura que ves, ahora escucha,

no has de vivir si no vives,

reúne el eco de los candiles que en tu interior viven

y conócelos,

son tu riqueza,

como rocío bebido por la hierba,

como ojos de pájaro reflejando el sol,

hoja de brote y retoño,

que sólo será una vez,

una sola,

y nunca más.

Sindicación

Enlaces